La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

DESCUBRIENDO EL MUNDO. LA IMPORTANCIA DE EDUCAR EN 0-3 AÑOS

El ciclo de 0 a 3 años no es sólo el primer tramo de la escolaridad, es también el momento de jugar, de aprender a andar, a hablar, de familiarizarse con el movimiento y control corporal, de descubrir los objetos, el entorno, la autonomía personal y la vida en relación con otros niños y niñas. Es una etapa clave para su posterior desarrollo, tanto en lo que respecta a su futuro rendimiento académico como a su sociabilidad .

Por educación en el ciclo 0-3 entendemos todo: con el niño pequeño todo lo que se hace es educativo. La alimentación, el sueño, el cambio de pañales o control de esfínteres; la adquisición de hábitos, aprender a andar, a hablar, la relación con los adultos, rutinas, etc., todo ha de hacerse con intencionalidad educativa. Es responsabilidad de las escuelas infantiles asegurar que todo el tiempo que pasan en el centro los niños y niñas sea igualmente educativo, que el entorno que se le ofrezca sea estimulante, que los espacios y los materiales respondan a sus necesidades ,que tengan siempre como referencia a un profesional bien formado que acompañe su desarrollo.

 

Estos años son cruciales en el futuro desarrollo del niño y la niña , cada niño es único, tiene sus ritmos, sus necesidades, observarlo esfundamental para responder a sus demandas, no verbalizadas muchas veces; saber cómo estimularle , pensar y planificar qué necesita y qué le vamos a ofrecer para que lo consiga. Valorar y reflexionar sobre los logros y retrocesos ha de ser la actitud de los profesionales, sabiendo que en estos años sentarse, gatear, iniciar la marcha, el lenguaje, los hábitos, rutinas, los límites…, son hitos importantes en el desarrollo.

 

En la etapa 0-3 se trabaja todo lo relacionado con el movimiento y el control corporal, la vida en relación con otros niños y la autonomía personal. Las actividades se basan en lo manipulativo, experiencial , sensorial y activo. Las actividades han de resultar interesantes y motivadoras, han de suponer un nuevo aprendizaje, una aventura. Deben realizarse de manera individual o en pequeño grupo, sólo a veces en gran grupo, permitiendo una atención individualizada del adulto”.

En el ámbito educativo de los más pequeños el juego tiene una importancia trascendental el juego cooperativo, los cuentos, la investigación-experimentación, la música, el teatro y todo tipo de expresión plástica, forman parte de la actividad diaria en la Escuela Infantil. En el primer ciclo, los niños deberían jugar todo el tiempo. Cuanto más jueguen, más ganas tendrán de aprender cosas serias en el futuro, los espacios y los materiales en la escuela infantil deben de estar pensados para  crear un ambiente de confianza en los niños, para que se sientan seguros y se atrevan a investigar, manipular, experimentar, relacionarse con sus iguales, pedir ayuda si es necesario y recrearse en las actividades que van emprendiendo. Las diferentes zonas o rincones de juego pueden permitir la elección por parte del niño, los pequeños agrupamientos, y realizar así el juego motor, el manipulativo, de construcciones, o el simbólico en sus diferentes variedades (casita, garaje, oficios, disfraces, teatrillo, etc.).

 

Como decían los precursores de la Educación Infantil y pedagogos de la Escuela Nueva "los educadores acompañan al niño en su descubrimiento del mundo, les facilitan las experiencias, organizan el ambiente de aprendizaje y les dejan actuar por sí mismos

 

 Las familias desempeñan un papel relevante en la escuela infantil. Debe ser un papel de integración en la tarea educativa, padres y escuela han de tener un diálogo permanente, ambos son portadores y receptores  de información. El niño necesita coherencia entre ambos, tener los mismos límites en lo fundamental desde la escuela y la familia. La escuela como institución ha de facilitar y favorecer esta colaboración. “Que los padres puedan pasar a las aulas en las que están sus hijos, hablar con sus educadores, participar en las fiestas ,colaborar en las actividades,  carnavales, jornadas de convivencia, etc., es garantía de éxito y bienestar para los niños y su desarrollo integral”.

En definitiva , realicemos una reflexión sobre lo que  Loris Malaguzzi , propulsor de las Escuelas de Reggio Emilia , ha repetido tantas veces...

 

"Sólo los proyectos que han conseguido hacer participar activamente a los padres y las madres, generando una especial sensibilidad educativa en la familia, han conseguido ofertar un adecuado desarrollo, sostenible a largo plazo, para el niño o la niña"

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?